Certificando la trazabilidad del biodiésel local, el productor argentino puede favorecerse con un extra en su precio de venta al viejo continente

Para la analista de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Sofía Corina, después del boom de la soja EPA, el nuevo hit de la temporada es la llamada “soja sustentable”. “Suenan parecidas pero sus oyentes son diferentes. Mientras la soja EPA se destinó a fabricación de biodiésel para EE.UU., a partir de los aranceles a la importación, el biodiésel argentino hecho con soja sustentable viró su rumbo hacia el viejo continente”, dice Corina.

Aunque la analista reconoce que la calificación de sustentable le “queda holgada” a este tipo de soja, explica que “es llamada así por su objetivo de mitigar la emisión de gases invernaderos al provenir de campos que no han sufrido desmontes antes del 1° de enero del 2008”. Casi el 85% de las tierras cultivables en Argentina cumplen con esta condición, pero el requisito es evidenciar el origen del poroto.

“El punto importante de esta nueva modalidad es el beneficio en el precio que recibe el productor que podría alentarlo a que se desprenda de la mercadería. Aún quedan por vender más de 17 Mt de la cosecha de soja 2016/17, lo cual sostendría un carry in de 15 Mt para el próximo ciclo”, señaló Corina.

El pago extra por soja sustentable varía según el volumen negociado de u$s 3 a 5 por tonelada y se aplica sobre la cotización disponible. “Actualmente, el valor de la soja 2016/17 se encuentra alrededor de $ 4.400/t, que tomando el tipo de cambio comprador Banco Nación quedaría en u$s 252,7/t. Al sumarle el premio, la soja disponible ascendería a 255 y 257 dólares por tonelada”, explica la analista de la BCR.

Aunque “no es una diferencia abismal, tiene un impacto positivo en los números finales del productor de la zona núcleo al agregarle 4 dólares más al precio de venta de la soja (un promedio entre los 3 y 5 dólares que se conocen en plaza)”, detalla.

“Un productor de la región núcleo que certifique su soja como sustentable obtendría un incremento en el margen neto en campo propio 4% respecto al de la soja convencional, con el premio promedio de 4 U$S/t. Mientras que si alquila, el incremento sería del 12% con el mismo premio. En ambos casos serían 10 dólares más por hectárea cosechada, tomando como ejemplo un lote de 40 qq/ha de rinde”, indica.

Según Corina, el trámite para determinar el origen de la soja sustentable es muy sencillo, incluso más ágil que en la soja EPA. “El productor debe informar las coordenadas del perímetro de los campos cultivados con soja de la campaña 2016/17 y agregar los lotes marcados en un archivo de extensión KMZ/KML generado con Google Earth”,  agrega.

La Unión Europea ya está importando biodiésel de soja sustentable. De acuerdo a Corina, los negocios en el mes de septiembre se acercan a las 100 mil toneladas y, según los participantes del mercado, en el mes de octubre se sumarían 160 mil más. “Si bien estos datos no están oficializados, la expectativa del mercado es muy optimista en cuanto a las exportaciones de biodiésel, especialmente a la luz de una posible suba de las retenciones luego de las elecciones de octubre”,