La medida se decidió tras la modificación de la resolución 142/12, que fijaba limitaciones a las empresas exportadoras y establecía plazos para la liquidación de divisas.

El Gobierno amplío ayer los plazos de liquidación de divisas para el sector lácteo, economías regionales, y pequeños y medianos exportadores.

Desde ahora el sector lechero y las economías regionales tendrán 180 días para liquidar divisas, mientras que para los pequeños y medianos exportadores, que realizaron operaciones por menos de 2 millones de dólares en 2015, el plazo para la liquidación se amplía a 360 días.

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, afirmó que se trabaja para “abrir mercados a los productos argentinos, pero al mismo tiempo tenemos que facilitar el trabajo de los productores regionales y los pequeños y medianos exportadores que se esfuerzan cada día por mejorar su competitividad”.

“El Estado argentino debe ser aliado de la producción, en especial de quienes crean empleo y con mirada federal”, explicó el ministro a través de un comunicado de prensa.

Son alcanzados por la nueva medida los sectores de producción de lácteos, frutas y hortalizas, preparados alimenticios, vinos y mosto de uva, miel, frutos secos, aceite de oliva, jugos, conservas, entre otros.

Esos sectores alcanzan a más de 650 productos que podrán ser exportados y sus productores dispondrán de 6 meses para ingresar divisas, cuando antes debían hacerlo en 30, 60 ó 90 días, según la comunicación oficial.

El ministerio informó también que se eliminó la Unidad de Evaluación, “un mecanismo discrecional del cual dependían aprobaciones para la extensión de ingreso de divisas, que eran otorgados para determinadas empresas y posiciones arancelarias”.

El secretario de Comercio, Miguel Braun, señaló los nuevos plazos para el ingreso de divisas “son una herramienta más que se suma a las líneas de crédito para la producción que estamos lanzando. Todo en el marco de establecer reglas simples y claras, que favorezcan la recuperación del empleo argentino”.