Los productores de porcinos del norte bonaerense pidieron hoy “un mercado interno fortalecido y abastecido por una cadena comercial transparente”.

Los productores de porcinos del norte bonaerense pidieron hoy “un mercado interno fortalecido y abastecido por una cadena comercial transparente”, y destacaron que “con el actual panorama, los pequeños chacareros están condenados a su desaparición sobre todo en el interior de la provincia”, según publicó Télam.

“La realidad muestra que los productores agrarios somos cada vez menos y los precios de los alimentos van subiendo hasta tornarse inalcanzable para muchos, además el sector porcino está en una situación alarmante”, expresaron en un comunicado los productores nucleados en la filial Pergamino de la Federación Agraria Argentina, cuyo presidente es Sebastián Campo.

La Filial señaló que “los productores necesitamos un mercado interno fortalecido y abastecido por una cadena comercial transparente y equitativa, que acerque al productor al consumidor. Ese es el primer paso de una política de arraigo y desarrollo del interior”, indica la nota de la agencia.

La FAA de Pergamino advirtió que “la intermediación parásita, en este tipo de situaciones, se va fortaleciendo y concentrando al mismo ritmo del aumento de precios”.

En ese marco, los chacareros pergaminenses indicaron que “mientras la presión impositiva sea de la magnitud de la que se tiene en la provincia de Buenos Aires, y que ante las inundaciones los funcionarios sólo se limiten a visitar la zona y acompañar a los afectados moralmente (sepultando la realidad con anuncios de obras futuras) más la imposibilidad de transportar lo que producimos y con insumos muy costosos, es imposible que seamos competitivos”, asegura Télam.

“Frente a este panorama, es claro que no se puede exportar con atrasos en infraestructura, impuestos y cargas burocráticas e importar subsidios económicos y sanitarios. De persistir en este camino, los agricultores familiares, los pequeños y medianos productores de porcinos, estamos condenados a la desaparición”, concluyeron.

Problema sanitario y reunión

El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe, criticó la apertura del mercado argentino para la entrada de carne de cerdo proveniente de los Estados Unidos y alertó sobre el riesgo sanitario que conlleva. “Abrir las importaciones a Estados Unidos genera mucho trabajo, valor agregado y mano de obra pero para Estados Unidos, y nuestra pregunta es quién defiende el trabajo y la producción de los pequeños productores argentinos”, afirmó Príncipe, en el marco de una reunión de los ministros de Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, y Entre Ríos, Carlos Schepens, con productores porcinos.

El dirigente señaló que “la actividad comprende 40.000 puestos de trabajo directos en Argentina con Reunión por importación de cerdos en FAArelación a la producción de chanchos, además de que hay 180 frigoríficos especializados”. Además, recordó que la Argentina es uno de los países con mejor estándar sanitario en producción de cerdo, por lo que “nos llama la atención que importemos carne de cerdo de un país que tiene enfermedades que nosotros no tenemos”.

Por su parte, Contigiani adelantó que ya solicitó una audiencia con el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, para tratar el tema. El funcionario precisó: “Nos vamos a reunir con científicos para entender el impacto que esto genera, luego vamos a emitir una decisión” sobre si permiten el ingreso o no del cerdo estadounidense a la región centro.

Contigiani puntualizó que “ante un riesgo sanitario y bajo el principio precautorio de nuestras constituciones provinciales, tenemos la facultad de tomar esa medida”.

En tanto, Schepens remarcó que en su provincia “el riesgo es muy grande porque los cerdos están creciendo, pasan la barrera de consumo interno y se necesita exportar, así que desde ya no tenemos ninguna necesidad de importar un virus o perder un estatus sanitario”.